25.5.08

Pasión Silente


Pasión Silente é “un lugar para a divulgación e análise do cine mudo” (como reza o seu subtítulo), Antonio Belmonte leva este blog, un dos escasísimos con temática silente que hai na rede. Caracterizado por estar composto por material propio, e non continuas recilclaxes de información.


En Pasión Silente toparémonos principalmente con recensións de filmes, tratando tanto aspectos argumentais e técnicos coma encadrando á película no seu contexto histórico (as circunstancias que marcaron a súa realización e tamén a súa repercusión). Esas recensións están, polo xeral, enmarcadas en ciclos sobre determinadas cinematografías.


Ciclos

Supoñen un dos meirandes atractivos do sitio, no momento da publicación deste artigo xa se rematara o repaso ás obras máis representativas da cinematografía dinamarquesa e está ben avanzado o que revisa a italiana, ambas viviron o seu momento de esplendor na segunda década do século vinte. Pero non gozaremos só de ciclos por países, senón que sen deixa-los de lado, asistiremos ao repaso de filmografías de actores (Lon Chaney, xa anunciada) e directores (como nos di o propio Antonio na entrevista, no futuro de Pasión Silente figura unha visita á mastodóntica produción de D.W. Griffith), e a bo seguro que calquera grupo de películas susceptibles de agrupárense baixo un epígrafe común, poderá ter o seu repaso en Pasión Silente.


Entrevistas

Dentro do afán divulgador do blog, podemos ler entrevistas que Antonio Belmonte fai a xente vinculada co silente, un recorrido pola súa laboura, preferencias e opinións sobre distintos temas vinculados ao cine mudo. Tiven o honor de se-lo primeiro entrevistado.


Tamén será frecuente a lectura sobre como eran as proxeccións naqueles tempos, a música, os distintos proxectores, os recintos... ademais de presentarnos información sobre libros que traten sobre o período.


Aínda que non sexa o máis común, poderemos ler algunha nova sobre exposicións, a aparición dalgún filme perdido, ou principalmente sobre as proxeccións da Filmoteca de Catalunya.


Outro proxecto moi interesante de Pasión Silente, é a creación de especiais sobre filmes célebres, abrindo a participación a todos aqueles que queiran participar, con resultados moi enriquecedores. A primeira película elixida foi Sunrise, no seu oitenta aniversario, pero haberá máis.



Unha vez que falamos dos contidos, veremos a maneira de acceder a eles. Calquera que sexa asiduo á lectura de blogs, sabe como funcionan estes sitios. Dende aquí pretendín sempre que falara dun tema, non supoñer a familiaridade do lector con tódolos formatos de presentación ou subministración da información, e aínda que á maioría non lle aporte nada, e lle parezan obviedades, prefiro falar de máis a que algún deixe de sacarlle todo o partido que podería, de ter un chisco máis de información (aínda que paradoxalmente nunca o fixen con Recanto Silente que funciona de igual maneira, pero téñoo apuntado para o futuro). Tamén é evidente que se alguén chegou aquí, certos coñecementos ha de ter, e a lectura dun blog é algo ben sinxelo e intuitivo.


En canto a deseño, temos un estilo sobrio, o negro coma cor de fondo, o branco para as letras e o azul para os cadros e demais liñas. Isto é unha apreciación completamente persoal, cónstame que a outras persoas non lle sucede, pero ler sobre un fondo escuro (tendo en conta o contraste entre o branco e o negro), dificúltame a lectura e fai que canse moito antes que se estou lendo baixo un fondo claro.


Un blog está caracterizado pola publicación periódica, os distintos artigos irán aparecendo en orde cronolóxica (de máis novo a máis antigo). Para navegar entre contidos publicados con anterioridade podemos seguir esa liña cronolóxica, utilizando o botón “Entradas antiguas” que se atopa na parte final das páxinas, ou para navegar conforme aos nosos intereses temos outras ferramentas:


No menú da dereita, co epígrafe “etiquetas”, temos unha serie de termos que nos permiten acceder ás entradas baixo esa clasificación, así premendo por exemplo en “reseñas”, filtraremos tódalas recensións de filmes que contén o sitio, ordenadas segundo foron publicadas. Da mesma maneira, baixo cada artigo, vemos a etiqueta (ou etiquetas) asociadas a el, se prememos nelas, tamén teremos os resultados descritos.


Estas son dúas maneiras de acceder ao contido do blog, pero tamén podemos procurar información sobre algún termo en concreto utilizando a “barra Google”, que se sitúa na parte superior da pantalla. No campo que hai á esquerda, se introducimos un termo, filtraranos tódalas entradas que o conteñan ordenándoas de máis nova a máis vella. De todas maneiras, esta procura non é demasiado cómoda, outra opción é tirar de Google, se prememos neste vencello e a continuación do que xa aparece tecleado na barra de busca, escribimos (tras un espazo) o termo que desexamos buscar, en lugar de aparecer as entradas completas, aparece unha listaxe dos títulos dos artigos que o conteñen, podendo acceder máis sinxelamente ao desexado.


Proseguindo a nosa viaxe polo menú, temos ademais das etiquetas, o arquivo do blog, que nos permite acceder ás publicacións por anos e meses; un bloque de blogs e webs de cinema, con vencellos; e outro baixo “algunos titulares de blogs”, onde podemos ler o título e unhas cantas liñas do último artigo dos blogs de Ferdinand Von Galitzien, The Bioscope, Kinodelirio e tamén deste Recanto Silente.



Falaremos agora co autor, sobre o seu traballo e demais cuestións silentes:



Hola Antonio, un placer saludarte desde Recanto Silente

Un placer compartido.


Comencemos por el principio, ¿qué te llevó a emprender la andadura de Pasión Silente?

Varias cosas me llevaron a ello. Algunas amistades con blog, como Tonio L. Alarcón, y sobre todo mi mujer, me estaban animando a ello durante meses y me hicieron ver lo fácil que era el aspecto del diseño, pues el sitio ya te daba una base para la estructura y las herramientas precisas para ello. Sólo faltaba algo que me acabara por decidir. Fue entonces cuando programaron un ciclo dedicado a Le Giornate del Cinema Muto en la Filmoteca de Barcelona y me animé a hacer una especie de crónica del evento. Y así empezó todo... De hecho, lo único que hice fue retomar algo que ya estaba en mi cabeza desde hacía bastante tiempo y que empezó a cobrar forma con motivo de otro ciclo que la Filmoteca había dedicado a la obra de Victor Sjöström, creador y actor al que, por cierto, creo que Recanto Silente tenía reservada una próxima retrospectiva, ¿no? Otra de las motivaciones, y una de las principales, fue la necesidad de buscar una excusa para organizarme en el visionado de películas que tenía pendientes de ver, un problema bastante general en los cinéfilos con amplia videoteca. Y hacerlo además en un medio que, con los comentarios, podía permitirme enriquecer ese visionado con otras lecturas y perspectivas.


¿Cómo afrontas las críticas, tienes unas líneas maestras a seguir o depende más del momento y la película?

Depende de la película, pero es obvio que, por mucho que lo queramos evitar, casi siempre vemos una película con preguntas previas. En mi caso, intento ver la relación entre la trama y los recursos técnicos e informar de ello: la mayoría de veces que informo de un movimiento de cámara, del uso de un trucaje, de la iluminación, etc. lo hago para destacar su funcionalidad o criticar su carácter gratuito, según el caso, casi siempre lo primero. Me gusta antes que nada situar la película en su contexto histórico o estético, la importancia comercial o artística del título y sus principales valores (un actor, la obra literaria en la que se basa, la labor de un técnico...). Tampoco me olvido del argumento, tanto para que quien me lea sepa de la historia de la película como para cuando yo necesite recordar un título tenga su resumen, especialmente en los títulos menos conocidos. Este aspecto y el tono más divulgativo, me hacen llamar a lo que hago más “reseña” que “crítica”.


En Pasión Silente has pasado por la cinematografía danesa y ahora estás visitando la italiana, ¿ya tienes decidida la próxima parada?

Sí, las próximas dos paradas. Si tengo la fuerza para acabar el ciclo de los italianos, ya que últimamente escribo más espaciado en el tiempo, tengo previsto, como anuncié a principios de año, continuar con uno dedicado a Griffith con motivo del centenario de su inicio oficial como director. También me gustaría dedicar otro a la cinematografía ruso-soviética, con la misma excusa, ya que arrancó de igual forma en 1908 con Stenka Razin. Pero todo se andará...



Para celebrar el 80 aniversario de Sunrise, hiciste un especial donde diste entrada a todo aquel que quisiera escribir algo sobre ella, teniendo una participación bastante heterogénea, ¿cómo valoras la experiencia, tienes en mente repetir con algún otro film?

Me gustó la experiencia, aunque al final la cosa quedó algo dispersa. Fue muy enriquecedor, precisamente por su carácter heterogéneo, desde la persona que la retomaba después de muchas veces de verla a quien lo hacía por primera vez, desde la que la situaba en el contexto estético y de la historia del cine, a quien la miraba con un enfoque religioso, sentimental o feminista. Sí que pienso repetir la experiencia, aunque anunciándolo con más tiempo de antelación, un mes, por ejemplo. Se admiten sugerencias.


Ya pasó más de un año desde el "segundo nacimiento" de Pasión Silente, ¿fue como esperabas? ¿Qué nos deparará el futuro?, ¿una entrevista al busto de Méliès, tal vez?

Ese segundo nacimiento de Pasión Silente fue realmente su nacimiento, pues hasta entonces no tenía una línea definida, más allá de su carácter divulgativo y del motivo de su divulgación: el cine mudo tanto en sus películas como en su contexto, especialmente cómo eran los espectadores y los espectáculos de aquella época, cuando las películas que hoy admiramos eran vistas en las condiciones para las que fueron pensadas. En cuanto a la entrevista al busto de Méliès, la fotografía es algo más que una foto con una escultura. Debajo de ese busto se encuentra lo que queda de Méliès, es su tumba en uno de los tres cementerios que visité en verano de 2006 en París. Precisamente una de las secciones que quise incluir hace tiempo en Pasión Silente fue la de la entrevista imaginaria, visitando al (des)interesado en su tumba y con un collage de sus palabras extraídos de sus testimonios publicados o recreando según su forma de entender el mundo del cine. Es una idea que no he descartado. Estoy localizando tumbas y en contacto semiclandestino con un desenterrador para ver qué se puede hacer. Permanezcan atentos.


Más de una vez te leí sobre lo distinto que es hoy en día contemplar una película silente, de la necesidad, o el ejercicio al menos, de ponernos en la piel de un espectador de la época, un visionado colectivo, espontáneo, cuasi circense, centrándonos más en lo lúdico que en lo contemplativo... ¿Qué relación ves entre la concepción de la obra y su explotación? ¿Pierde sentido con un visionado solitario?

Para esta última cuestión te pondré un ejemplo literario. Muchas de las novelas del siglo XIX que hoy podemos gozar en casa, en el tren o en un parque en un solo volumen con notas a pie de página, introducción de experto e ilustraciones, cronologías y demás, fueron publicadas en origen en periódicos como novelas por entregas, con un episodio cada cierto tiempo y con recursos narrativos destinados a que los lectores (muchos de ellos reunidos en clubes de lectura) se quedaran con ansias de adquirir la siguiente entrega. La escritura de esa novela también quedaba condicionada a cómo reaccionaba el público, no siempre para bien. Hoy podemos hacer una lectura que obvie todo eso o añadir un plus de curiosidad, imaginándonos su origen, para enriquecer nuestro placer. Lo mismo pasa con una película muda. Es tan importante disfrutarla con una lectura contemporánea como jugar a imaginarse el contexto en que fue proyectada y qué guiños al espectador de entonces se ven en ella. Y cuando digo “espectador de entonces” pienso también en que había distinciones que se tenían muy presentes en la distribución de las películas: no es lo mismo ver la versión para el mercado alemán (en la que hay más insertos simbólicos) que una para el mercado norteamericano (que van más directos al grano). El visionado del documental sobre la restauración de Fausto, Los cinco Faustos de Murnau, es muy ilustrador al respecto.


Has tenido la oportunidad de disfrutar de varias proyecciones en pantalla grande, con música en directo, al aire libre... ¿guardas especial recuerdo de alguna de ellas?

Sí, en el especial sobre Amanecer, ya hablé de la emoción que sentí al verla en pantalla grande y al aire libre, especialmente al final, con los espectadores en pie, aplaudiendo a la película y al pianista, el maestro Joan Pineda. Pero también guardo un grato recuerdo de la proyección en la Filmoteca de El navegante, de Keaton, un domingo a las cinco de la tarde, sesión que cada semana está enfocada al público infantil. Reírte con una película así, rodeado de niños, muchos de ellos sentados en el suelo, en el alfombrado del pasillo central, es una experiencia muy recomendable.


Cuando busco por ahí sobre algún film silente, tengo la sensación de encontrar una y otra vez la misma información reciclada, incluso, no pocas veces, me da la impresión de que alguno escribe de un cine que ni vio, Pasión Silente es una de las excepciones. ¿A qué crees que se debe?

Si pasa en las críticas de actualidad de las películas de estreno (y me consta que pasa), ¿cómo no va a ocurrir con películas de más difícil acceso? En mi caso, además de intentar ver las películas en las mejores condiciones, también intento recuperar informaciones que he leído en diferentes obras de referencia, como medio para divulgarlas. Pero, dentro del poco tiempo que me queda para el blog, suelo escribir sin ninguna presión de entregas y demás. Imagino que otros están sometidos a diversas presiones porque se dedican profesionalmente a ello y están obligados a escribir más de lo que pueden y no siempre le es fácil conciliar esa necesidad con los valores de autoría y honestidad. Ironías aparte, tampoco me preocuparía demasiado: muchas películas que hoy gozamos las podemos disfrutar gracias a que han sido restauradas echando mano en ocasiones de copias no autorizadas. No es una defensa del plagio, pero sí una forma de relativizarlo.


¿El sonoro llegó cuando debía, el propio cine lo reclamaba ya mucho antes o hubiera sido bueno que se retrasara un poco más?

Si hacemos caso a Murnau, el cine sonoro llegó demasiado pronto, pues muchos creadores como él creyeron que aún quedaba mucho por explorar en la imagen. Puede que tuviera razón, pero lo hacía pensando en los primeros productos de ese cine sonoro. Desde los primeros tiempos del cine se buscó incorporar el sonido (y el color). Murnau no vivió lo suficiente para llegar a ver los logros en cuanto a imagen y sonido del cine francés, del cine negro, de Dreyer... y que buena parte de esos logros se cimentaron en la herencia del cine mudo. Se quedó con las talkies, que fue lo que le tocó padecer. Lo que lamentaría de verdad del cine sonoro no es tanto su aparición en sí, sino las consecuencias que tuvo de ruptura para algunos de esos creadores que no supieron adaptarse o adoptaron una visión algo elitista frente a él.


Es común tener una imagen asociada a una palabra que acude a nuestra mente cuando la escuchamos/leemos, ¿cuál te viene cuando escuchas cine silente? ¿En el pasado era otra distinta?

La verdad es que no escucho o leo tanto esa palabra como la de cine mudo, que según el momento me parece peyorativa o no. Para mí “cine silente” o “cine mudo” remiten simplemente a una época del cine y a una forma de hacer y ver cine. Lo que me preocupa verdaderamente es que esos términos vengan siempre con algún tipo de prejuicio que implique que una película “muda” sea una película a la que falte algo o que no se la tome en serio (muchos piensas en tartas en la cara y persecuciones de policías y ladrones) o, en el otro extremo, algo muy aburrido y de difícil digestión. ¿En el pasado? Bueno, cuando era pequeño, pasaban películas de cómicos mudos en el horario en que hacen ahora El diario de Patricia. Estoy familiarizado con ese cine desde pequeño, aunque valorarlo en sus diferentes variantes es una cosa bastante más reciente.


Sin desviarnos mucho de la cuestión anterior, ¿crees que la imagen del cine mudo en la memoria colectiva, se ajusta a la realidad?

Bueno, ya te he hablado de los prejuicios que subsisten. Y claro no se ajusta del todo a la realidad, aunque obviamente existieron obras insípidas, por un lado, y obras bobas. La verdad es que buena parte de culpa está en cómo se ha divulgado ese cine. Casi siempre en círculos minoritarios, carne de Filmoteca, y sin hacer una labor pedagógica desde pequeños en las escuelas. Yo intento, sin hacerme pesado, pasar títulos concretos a amistades (el especial sobre Amanecer les sirvió a algunas de ellas para ver esa película, por ejemplo). Y si veo novedades en DVD se las aconsejo, como un lanzamiento que he visto estos días en el quiosco que incluía Nanuk el esquimal, El mundo perdido y Amanecer. Un espléndido trío para crear afición. Una afición que se ha de crear, eso sí, sin vender motos. Podemos ayudar a divulgar el cine silente/mudo y quitar prejuicios, pero tampoco debemos venderlo como lo que no es. Y un ejemplo más gráfico de ello te lo pongo de nuevo, recurriendo a los quioscos y a una desafortunada colección: hace uno o dos años me quedé perplejo al ver que se vendía El acorazado Potemkin en una colección titulada “Cine con palomitas”. Tampoco hay que estar tan cegado en el entusiasmo como para eso.


La irrupción de los p2p supuso, mediante la suma de individuales altruismos, un acercamiento sin precedentes del silente al "pueblo", ¿te imaginabas que pudiera suceder tal cosa?, ¿cómo lo valoras?, ¿eres usuario de este tipo de programas?

No colaboro casi nada en esos foros, pero sí que valoro mucho esa labor, especialmente cuando veo que esos esfuerzos suplen la falta de difusión de un gran número de esos títulos en España. Que algo emitido en una televisión polaca pueda acabar viéndolo en un modesto televisor de aquí me parece algo extraordinario, aunque siempre hay que tomárselo con algo de escepticismo, como tú veo que has hecho al entrecomillar “pueblo”. Prefiero el contacto más directo con el cinéfilo, con el intercambio de impresiones y de materiales. Le da más cuerpo y menos frialdad a esto de la cinefilia. Que una película sea algo que se rescate de una cinta metida en vete a saber qué cajón está le da más encanto que un archivo de ordenador y el porcentaje de descarga. Además, ya lo he comentado en alguna ocasión, creo que los beneficios de acceder a películas, también conllevan una mayor importancia en la cuestión de conceptos como formato, audio, bitrate... que a veces alejan al espectador y a la película. El tiempo que a veces perdemos en cuestiones informáticas podríamos invertirlo en informarnos sobre un título o ver otras películas del mismo director, actor, período o tema. Es como si, exagerando un poco, para ver una película en el cine tuviéramos que ayudar a construir la sala, diseñar la entrada, comprobar la iluminación de la sala, tapizar el asiento y estudiar su comodidad, etc. etc. Espero que no conduzca a lo que se criticaba no hace mucho un diario: que la gente diga “tengo descargada tal película” en vez de “he visto tal película”. Confío en que la cinefilia presente y futura no se quede en una sociedad de descargadores.


¿Tienes alguna relación con el cine más allá de Pasión Silente?

Sí, desde el autodidactismo y como espectador con un plus de curiosidad, curiosidad ésta enfocada casi siempre en la historia del cine. Soy del tipo de entusiasta que cuando está interesado en alguna figura o un tema (y no sólo de cine mudo) intenta acceder hasta a los apuntes de clase del interesado, eso sí sabiendo perfectamente que son apuntes. Pero mi actividad profesional está encaminada por otro lado.


Para terminar, regresemos a Pasión Silente, el publicar en Internet permite cierta interacción entre autor y lector, e incluso abre una puerta al debate. ¿Por qué crees que la gente (entre la que me incluyo) es tan reacia a dejar sus comentarios?, el ver que hay personas que se interesan, participan dejando algún comentario, aunque sea mostrando disconformidad, ¿hasta qué punto te anima a seguir escribiendo?

Me animan muchísimo los comentarios. Creo que si no hubieran aparecido en un momento determinado me hubiera sentido con menos fuerzas para seguir escribiendo. Y además de los comentarios quisiera resaltar los e-mails personales que he recibido, muchos de ellos pidiéndome información sobre bibliografía u otros recursos relacionados con un tema tratado en el blog. He intentado, si estaba a mi alcance, ayudar en lo posible a esos requerimientos y a los que se me hacía también en los propios comentarios. Sobre esto último, por desgracia, durante mucho tiempo no pude saber de ellos, pues tenía desactivada la opción del blog en la que me avisaban vía e-mail de su presencia, con lo cual preguntas, comentarios y saludos que aparecían en artículos anteriores no los vi hasta pasado mucho tiempo. Afortunadamente encontré esa opción y ahora puedo interactuar también con los usuarios que llegan por casualidad a esos artículos de antaño. Bien es cierto, que también llegan comentarios que esconden una intención publicitaria y de interés económico, que detesto, especialmente cuando ni siquiera tienen unas mínimas normas de cortesía (si no van a llamar a la puerta, digan buenos días, por favor). Pero la valoración general es positiva. Animo a que sea más seguida y a que se extienda incluso a artículos, que tendré el gusto de publicar. Creo que he dicho en más de una ocasión que no era mi intención hacer un ejercicio de onanismo.




No comments:

Post a Comment

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...